Acciones Bankia, Estafa.

Gran engaño a sabiendas a 347.338 clientes

El estremecedor informe de los peritos del Banco de España apunta a un gran engaño a cientos de miles de españoles que compraron acciones en la salida a Bolsa de Bankia en 2011 con la connivencia general de los órganos supervisores, la primera auditora del país y una incompetencia extraordinaria del sistema en la cuarta economía del euro.

Según las cifras oficiales, compraron acciones de Bankia cuando salió a Bolsa en julio de 2011 un total de 347.338 clientes que cayeron en la trampa sin saber que, según el informe de los peritos, las cifras facilitadas por el equipo gestor de la entidad financiera no reflejaban la realidad de los títulos que adquirieron. Incluso entre los compradores había también 13.004 empleados de Caja Madrid, Bancaja y resto de cajas agrupadas en Bankia que invirtieron en su propia entidad y que fueron sometidos después a Expediente de Regulación de Empleo. Todos ellos se estremecerán al leer, por ejemplo, cuatro frases clave de las conclusiones del informe:

1) Ocultar agujeros a sabiendas. “La contabilización definitiva de la combinación de negocios se realizó en las cuentas anuales del ejercicio finalizado en 31 de diciembre de 2011 y formuladas en marzo de 2012, supuso unos saneamientos adicionales y complementarios a los realizados en diciembre de 2010, por un importe de 3.931 Millones de euros, en términos brutos, sobre activos que permanecían en el balance de Banco Financiero y de Ahorros, no segregados a Bankia”. Es decir, que cuando salió a Bolsa había un agujero de nada menos que 3.931 millones solo por este concepto y que no fue reflejado a sabiendas por el equipo encabezado por Rodrigo Rato, pese a que tenían los verdaderos datos mucho antes de salir al mercado. Así lo dejan claro los peritos con esta otra aseveración: “La documentación examinada pone de manifiesto que el Grupo Banco Financiero y de Ahorros tenía información suficiente, relevante para establecer la correcta valoración de los activos a 31 de diciembre de 2010”.

2) Engaño en las cuentas más recientes. “No cumple con la normativa del Banco de España la Información Financiera lntermedia- Gruoo BANKIA- Consolidado MARZO 2011 incluido en el Folleto lnformativo de oferta Pública de Suscripción y Admisión a Negociación de Acciones de Bankia”. ¿Cómo? ¿Las cuentas del primer trimestre claves en el folleto de la salida a Bolsa no eran reales? Así es. Según los peritos, “el resultado de la cuenta de Pérdidas y Ganancias correspondiente al periodo entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2011 por importe de 64,15 Millones de euros” era en realidad de “pérdidas de 864,67 Millones de euros”. Resaltan que la auditora Deloitte no hizo ninguna advertencia.

3) Descontrol inmobiliario. El informe señala que hasta diciembre de 2011, con Bankia ya cotizando, el equipo de Rato no aflora “el deterioro de solvencia de sociedades participadas” en el sector inmobiliario, sobre todo las procedentes de Bancaja. Nada menos que más de 50.000 unidades por valor de 28.500 millones de euros. Y también en aquel final de año se produce la intervención de la participada Banco de Valencia con datos conocidos muchos meses atrás.

4) Inversores de pega. Para el engaño a particulares fue importante que participaran también inversores institucionales, según un nuevo frente abierto en la Audiencia Nacional, tal como informó EL MUNDO el pasado julio. Grandes empresas -algunas con créditos importantes en Bankia- y fondos que también se comprometieron a comprar y que muchos de ellos aseguran que fue para apoyar la Marca España y que no fuera un fiasco en aquel 2011 la salida a Bolsa. Según los peritos, estos inversores que daban seriedad a la operación se apresuraron en ciertos casos a “ventas inmediatas tras la salida a Bolsa, que ponen en duda el interés real de algunos inversores”.

Todo ello con respecto a la salida a Bolsa que es el asunto central investigado por el juez Fernando Andreu a instancias de la denuncia inicial de UPyD, pero éste encargó también a los peritos que comprobaran la reformulación de las cuentas que hizo José Ignacio Goirigolzarri tras relevar a Rato en mayo de 2012. Y sus conclusiones abren también otro debate sobre la ideoneidad del ingente paquete de ayudas públicas superior a los 20.000 millones de euros para reflotar la cuarta entidad financiera del país.

Comments are closed.

Diseño web: Factory Media Web