Preferentes, el canje, consejos.

Los preferentistas de Bankia ya tienen las acciones que les corresponden en su oficina bancaria y pueden empezar a venderlas este martes. Aunque el canje de las participaciones preferentes por títulos del banco se ejecutó el pasado 23 de mayo, sólo los inversores institucionales más avispados aprovecharon sus conocimientos bursátiles para deshacerse de las nuevas acciones de inmediato.

El resto de nuevos accionistas, sobre todo pequeños ahorradores, tendrá que resignarse a empezar a hacerlo a partir de mañana. Esta guía dirigida a ese cliente minorista que pretende aclarar sus dudas.

¿Cuánto cuestan las nuevas acciones que recibe un preferentista?

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) impuso un precio a las nuevas acciones de 1,35 euros. El problema es que los títulos de Bankia valen ahora en Bolsa 64 céntimos, tomando como referencia el precio al que se están cambiando hoy. Esto es, un 52,5% menos que el fijado por el Estado.

Entonces, ¿por cuánto se pueden vender esas nuevas acciones?

El precio a partir del cual se empiecen a negociar las operaciones de venta será el mismo al que cierren hoy los títulos en el mercado. Es decir, los pequeños ahorradores, nuevos accionistas de Bankia, que quieran desprenderse de sus acciones tendrán que conformarse con recibir por ellas menos de la mitad del precio por el que se realizó el canje. Nada de querer cobrar 1,35 euros por cada una. En su lugar, no llegarán a recibir ni 70 céntimos.

¿Son las únicas pérdidas que tendrán que soportar los pequeños ahorradores?

No. A esto se suman las condiciones de canje de preferentes que impuso la Troika -Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional- como condición para prestar dinero a Bankia de cara a su saneamiento. El recorte medio para los tenedores de participaciones preferentes estaba fijado en un 38% y para los de deuda subordinada perpetua en un 36%. Esto significa que los afectados por la compra de preferentes de Bankia no sólo ganarán menos dinero cuando vendan sus acciones –minusvaloradas–, sino que, además, ya perdieron un 38% de la inversión que hicieron en este tipo de producto bancario.

¿Es conveniente vender las acciones de inmediato?

Lo más probable es que la venta masiva de acciones derrumbe el valor en los primeros días de la negociación y lo deje en mínimos. Dicho de otra manera, si todos los nuevos accionistas deciden vender sus acciones el mismo día, el precio de los títulos empezará a caer, serán más baratos para posibles compradores, pero el pequeño ahorrador que quiera deshacerse de ellos recibirá menos dinero a cambio. En principio, lo más adecuado y prudente sería esperar y vender cuando el precio de la acción suba y la operación sea rentable. Sólo si el precio de la acción sube hasta 1,35 euros, el preferentista podría recuperar la mayor parte de su dinero.

¿Todos los preferentistas van a perder dinero con la venta de sus acciones?

Sí. Lo que ocurre es hay inversores institucionales que empezaron a vender las nuevas acciones el mismo día que se ejecutó el canje. Es decir, el pasado jueves. En aquella jornada, el precio al que arracaron los títulos fue 1,4 euros, lejos de los 64 céntimos a los que cotizan hoy. Desde entonces, el valor ha caída más de un 54%. Precisamente, aquel día, el volumen de títulos negociado fue tan elevado que provocó el desplome de la acción, cerrando a 68 céntimos.

¿Es legal lo que hicieron los inversores institucionales?

Sí. La normativa que regula el sistema de compensación y liquidación de operaciones bursátiles contempla la posibilidad de que las acciones empiecen a venderse tres días antes de que se liquide la operación. Es lo que se conoce como ‘negociación D+3’. “La liquidación de las operaciones de compraventa realizadas en el mercado tiene lugar tres días hábiles después de la fecha de ‘negociación (D+3)'”, recoge la citada norma.

¿Por qué no pudieron vender acciones los pequeños accionistas?

El problema es que la letra pequeña de este tipo de operaciones y la manera de interpretarla sólo lo conocen bien los operadores que contratan los inversores institucionales para que ejecuten sus operaciones de compraventa. Es decir, los brókeres. El resto de pequeños accionistas tiene que conformarse con recurrir a su sucursal bancaria y realizar desde allí su venta. Precisamente, el pasado 23 de mayo, cuando se ejecutó el canje de preferentes por acciones, hubo afectados que acudieron a su banco para vender, pero la respuesta fue que no podían hasta el 28 de mayo.

¿Quién tiene más dinero invertido en preferentes de Bankia? ¿Los inversores institucionales o los pequeños ahorradores?

Los pequeños ahorradores. Los inversores institucionales son titulares de un volumen de 1.849 millones de euros en instrumentos híbridos. En concreto, 123 millones en participaciones preferentes y 1.726 en deuda subordinada. En el caso de los pequeños ahorradores, las cifras que se barajan revelan que hay en torno a 190.000 clientes minoristas que suscribieron emisiones de híbridos por cerca de 5.000 millones de euros.

¿En qué consisten las dos ampliaciones de capital que ha hecho Bankia?

En la primera, la matriz de Bankia (Banco Financiero y de Ahorros, BFA) suscribió acciones por 10.620 millones de euros, por debajo del máximo establecido de 10.700. El importe restante fue suscrito por otros accionistas. La segunda ampliación procede del canje de los instrumentos híbridos por acciones. En este caso, Bankia incrementó su capital en 4.852 millones. Entre los titulares de deuda subordinada que podían elegir entre canjear su inversión por acciones, bonos o depósitos se suscribieron depósitos por 51,2 millones de euros y obligaciones por 190,6 millones. El capital social de Bankia quedó fijado en 11.517 millones de euros. Mañana empezarán a cotizar 11 millones de nuevas acciones.

Comments are closed.

Diseño web: Factory Media Web